Amy Hughes ha de ser un gran amante de los Legos, y así nos lo demuestra construyendo esta catedral con aproximadamente 75.000 piezas. Paciencia no le falta al hombre, ni fe. Via Webmaníacos