Gilles Berquet©

Gilles Berquet nace en 1956 en Francia. Estudia pintura en la Academia de Bellas Artes en Montpellier y en Aix, en Provenza donde se diploma en 1980. Al año siguiente empezará a dedicarse a la fotografía donde encontrará su verdadero espíritu creativo. Volcado en una búsqueda apasionada por el erotismo, Berquet juega con elementos transgresores y con la luz que otorgan a sus fotografías un fuerte impacto visual tanto en blanco y negro como en colores sepia. La fotografía de este francés está especialmente diseñada para causar daño permanente, para lobotomizar (valga la expresión) lo poco bueno que queda de nuestra conciencia. Sus fantasías bizarras le rinden tributo al movimiento clandestino de fotografía porno de los años veinte, pero con un toque decadentemente actual.

Gilles Berquet©

Gilles Berquet©

Berquet es una de las figuras más importantes de la escena bondage europea. Sus creaciones se publican con regularidad en revistas de culto como Marquis y SkinTwo. Artistas gráficos, cineastas y videoclipseros han reproducido su estética una y otra vez. En fin, se ha vuelto una referencia ineludible para aquellos interesados en perforaciones, tatuajes, leather, látex y todo lo kinky. Contrario a Gunter Blum o Jan Saudek, fotógrafos mucho más expuestos, el trabajo de Berquet no admite sutilezas. Sus encuadres nos dejan atisbar un mundo en donde es perfectamente normal la ingestión de excreciones y secreciones, sus retablos sirven de apología a la satiriasis, de festejo a la fascinación lúbrica que producen los cuerpos sin vida. Visceral sin caer en lo Witkin, Berquet expone la urofagia sin tapujos, el hermafrodismo y la mutilación sin reticencias.

Gilles Berquet©

Gilles Berquet©

Licenciosas y descotadas pero a la vez púdicas y desdeñosas, las modelos de Berquet son diablesas con escalpelo en posiciones abyectas que buscan el plaisir a tout prix: fuman tranquilamente mientras se introducen un dildo, ríen virulentamente al ser colgadas y castigadas, juguetean morbosamente con pulpos o exhiben la grupa sabedoras de que una lupa les amplía el agujero deyector. Las composiciones de Berquet son explícitas, sí, pero sin caer en lo abigarrado. Nos muestran fetiches que creíamos imposibles, mujeres voluptuosas en busca de la glorificación que sólo el látigo bien aplicado puede dar, víctimas imaginarias destinadas a la consumación violenta. Mirar sus escenas crueles y execrables es como espiar por la cerradura de la puerta un paisaje tentador y temido, es como embarrar en un lienzo lo más prohibido de Apollinaire o Lautréamont o Guyotat; como sodomizar a Pierre Moliner y vivir cuerdo para contarlo.

Gilles Berquet©

Berquet ha expuesto en numerosas galerías en París, Los Angeles, Roma, Bolonia, Tokio o Rotterdam por citar algunas ciudades, ha realizado exposiciones colectivas, cuenta con una buena bibliografía de su trabajo fotográfico, e incluso tiene una curiosa filmografía de varios mini-films. (consultar wikipedia).

Gilles Berquet©

Gilles Berquet©

Gilles Berquet©

Gilles Berquet©

Texto adaptado del escrito de Arturo Piza