Angel Rengell y Luccia Lignan son una pareja de artistas envueltos entre pinceles y colores que entre otras cosas comparten web y pasión por el Arte. Como cada uno tiene su particular estilo y para poder destacar este sin que el post se haga demasiado largo he separado en dos su obra, aunque indudablemente el conjunto es lo que les hace más interesantes. Ambos están también trabajando su nueva web. Los conoceremos también con una pequeña entrevista que he tenido el placer de que me concediesen.

Luccia Lignan
enkil: Cuéntanos algo de Luccia.
LL: Me llamo Luccia Lignan y nací en Córdoba en 1980 aunque mis orígenes son franceses. En el año 2000 me casé con el pintor y escultor Angel Rengell y establecimos residencia el Londres.
enkil: ¿Cuándo empieza tu interés por el Arte?
LL: Creo que empecé a Dibujar antes de hablar (usaba unos rotuladores de forma de ratón de una conocida marca y de muchos colores… siempre lo recordaré), y desde entonces ha sido mi mejor forma de expresión, más que la palabra, pues es todo un mundo interior el que cobra vida en mi cabeza y solo mediante la Pintura soy capaz de mostrar mi particular visión del mundo y transmitir mis Sentimientos y posición ante la vida.
enkil: ¿Qué técnicas utilizas?
LL: La técnica es lo de menos, todo es útil, lo importante es el resultado, pero si es cierto que en grandes dimensiones hallo una gran libertad, pues me gusta sentirme inmersa en mis obras.

enkil: ¿Te gustan las nuevas tecnologías aplicadas al arte? ¿Crees que pierde algo del espíritu artístico o por el contrario lo enriquece?
Luccia: Todo depende de la capacidad del Artista, pues la tecnología sólo es eso tecnología, y todo ha de ser guiado por una mente Humana.- Así como por ejemplo sucede en la Medicina, la tecnología avanza, pero sin la pericia de un buen Cirujano, no sirve para nada…, ‘El Artista es y siempre será imprescindible’, y para sacar el máximo rendimiento a esta ha de darse el binomio perfecto de Talento+Tecnología.
enkil: ¿Qué artistas te gustan o te han influenciado?
LL: Bueno, es indudable que somos herederos de todas las Culturas que nos preceden, y es imprescindible conocerlas a fondo para continuar con la Evolución en el Arte, y a lo largo de este recorrido hay muchos Artistas que me fascinan, pero yo muestro mi visión sin emular a ningún Artista, pues con mis obras expreso mi propia forma de ver el mundo, que es diferente a la de cualquier otro.

La pintura de Luccia Lignan transmite un sentimiento de fuerza y erotismo. Sus mujeres voluptuosas y sensuales no te dejan indiferente. Los colores ofrecen un potencial extra a sus pinturas, colores que resaltan la parte más femenina del cuerpo acentuando la carga erótica. Orden, equilibrio y audacia le dan a sus mujeres un aspecto libre y relajado que brindan sus cuerpos de forma agradecida. Hay en sus pinturas una fuerte personalidad, el reflejo de un potencial creativo que pugna por salir, que incluso aparece desafiante, que se insinúa y provoca. Las mujeres de Luccia te llaman desde su propio espacio, se ofrecen con semblante sereno y sin complejos, son conscientes de sus encantos y buscan la mirada y el deseo del espectador. Lucía trabaja la forma femenina en estado puro, alejada de los estereotipos actuales de cuerpos frágiles y medio anoréxicos. Su mujer es una mujer que perdura en el tiempo, que emula los clásicos renacentistas pero en la visión moderna y natural del erotismo del siglo XXI. Sus desnudos reflejan eso, el poder natural del sexo frente a modas o clichés, y por ello resultan aún más atractivos. Para ella y para sus pinturas el desnudo es un Arte, nunca una limitación. Es una forma de expresión, un grito de libertad, una llamada a la belleza desde el punto de vista de una mujer. Luccia estudió en la facultad de Bellas Artes de Sevilla y su obra ha sido ámpliamente expuesta por Europa América, incluyendo Ginebra, Hamburgo, Madrid, Sevilla, Miami, Chicago y Londres, así como Venezuela y Montreal.