Me había propuesto no liarme más con los “memes”, pero un buen amigo me ha propuesto para uno que toca mi fibra sensible, una de mis pasiones, tal vez la más acentuada, La Música. Y la propuesta es citar mis cinco discos favoritos, algo de lo que soy totalmente incapaz, ya que son muchos más los que ocupan un lugar destacado en mi altar particular, y necesitaría no un “meme”, sino un blog entero para citarlos a todos. Y es algo en lo que estoy pensando, en abrir un blog de música exclusivamente, o bien hacer este “meme” en repetidas ocasiones, que también me lo estoy planteando, pero mientras me pongo de acuerdo conmigo mismo he seleccionado cinco de mis primeros discos que por una u otra razón me han marcado o han marcado una etapa en mi vida, aunque insisto, se me quedan muchos en el tintero. Pero vamos por faena.

The Velvet Underground – 1969 – Live With Lou Reed – 1974. Aunque todo el material de The Velvet Underground es una maravilla en si mismo, este disco grabado en directo en 1969 y editado en 1974 resume parte de lo mejor del grupo, con maravillas como Pale Blue Eyes, I’ll Be Your Mirror, Femme Fatale, Waiting For My Man o la insuperable Heroin. Se quedan unas cuantas repartidas por el resto de los discos del grupo, se queda la voz de la inigualable Nico (1938-1988) en algunas de ellas, pero este es un disco que indudablemente trae un montón de referencias y sensaciones y que no me he cansado de escuchar.

Lou Reed – Berlin – 1973. Aunque es el líder indiscutible de Velvet Underground, la carrera en solitario de Lou Reed está cubierta de calidad musical y poética. Berlin es el tercer disco de Lou Reed, y, aunque su trabajo anterior, Transformer, producido por David Bowie es ya una maravilla, con la aparición de este disco rompería todas las reglas escritas. El disco tuvo poca repercusión comercial. Es muy acústico y con muchos instrumentos de orquesta (Saxo, Trombón, Trompeta, Piano, Mellotron…) y sobre todo oscuro y tétrico. Cuenta una trágica historia de amor entre dos drogadictos en Berlin, y tiene canciones que hablan de violencia (Caroline Says), prostitución y adicción a las drogas (The Kids), suicidio (The Bed) y termina con una increíble canción triste (Sad Song). Un disco que intimida, que atrapa, que te hace gritar o llorar. El punk aún no existía y Berlin era puro punk.

The Crue – Pornography – 1982. Con The Cure entramos directamente en la etapa siniestra, o dark, o gótica, o new wave, o post punk, o una mezcla de todas ellas, sobre todo en su primera etapa, sobre todo con Pornography, un álbum oscuro y profundo, solo comparable a Seventeen Seconds y tras el cual, aunque he seguido siendo bastante devoto de Robert Smith and company, ya no volvió a ser lo mismo. Se había muerto Ian Curtis y Joy Division habían dejado de existir, pasando a ser The Cure los abanderados del movimiento gótico-oscuro-siniestro. Pero ya no era lo mismo. Y he nombrado a Joy Division porque es uno de los que se me quedan en el tintero, y sin embargo es uno de mis grupos más emblemáticos e imprescindibles, pero a ellos les reservo todo un post.

David Bowie – Space Oddity – 1972. No vamos a hablar mucho de David Bowie porque necesitaríamos horas (si eso os leéis la wikipedia). Este increíble artista no ha dejado de sorprenderme ni con sus 61 años, y casi todo lo que ha tocado lo ha convertido en verdaderas obras de arte (hay alguna excepción). Soy fan incondicional y coleccionista implacable (discos, CD, Videoclips, conciertos….) Y todo empezó con este Space Oddity, canción que narra la historia de un astronauta perdido en el espacio llamado Major Tom y que da título al álbum, y que es un homenaje a la película 2001: A Space Odyssey. Es un disco esencialmente psicodélico, con canciones como Memory Of A Free Festival que es toda una oda hippie o, para mi la mejor del álbum y cuya letra es todo un canto a la desesperación y un grito a la libertad, Cygnet Committee, más de 9 minutos de un Bowie “queriendo creer” que un mundo mejor es posible.

Bauhaus – Press The Eject And Give Me The Tape – 1982. Con Bauhaus si entramos de lleno en el mundo oscuro, siniestro y post-punk de la década. La voz de Peter Murphy, las guitarras de Daniel Ash, los bajos de David Jay o las percusivas u contundentes baterías de Kevin Haskins. Todo en ellos me gusta. Son los verdaderos artífices del rock gótico. Este álbum está grabado en directo en Liverpool con la fuerza y energía de la que ellos son capaces, y con joyas como In The Flat Field, The Spy In The Cab, Hollow Hills o la insuperable Bela Lugosi’s Dead. De Bauhaus ya os he puesto algunos temas en vídeo, precisamente el de Bela Lugosi y el de The Passion of lovers en directo aquí, In The Flat Feel aquí, y The Passion of Lovers en vídeoclip-live aquí.

Bueno, tal vez me he extendido un poco más de la cuenta, pero es que como ya apuntaba más arriba, me ha tocado la fibra. Y ahora viene otra parte incómoda de los “memes”, la del comprometer a otros cinco. Y la verdad, me da un poco de reparo, así que lo dejo a elección de los que queráis tomar el testigo, aunque , y sin ánimo de involucrar a nadie en concreto, entre otros muchos tengo curiosidad por saber que discos elegirían por ejemplo Pasa la vida (a Jordi seguro que le gusta), Kampanilla (cuyo blog ya habla de mucha música), Bajo el signo de libra, Madame X o número f, entre otros muchos.