Rubén Reveco es un pintor que vive en la Patagonia y cuya obra es todo un ejercicio de belleza y sensualidad con una elevada carga erótica tanto el la forma como en el fondo. Pero en el nada es casual, su trabajo es el resultado de una mente cultivada y un espíritu ambicioso que no se conforma con cualquier cosa. No busca en su obra la cantidad, sino la calidad y el contenido, y así nos lo demuestra con unos maravillosos cuadros donde el erotismo roza la pornografía siempre al amparo del buen gusto para que esa delgada línea que separa ambos términos sea un aliciente y no un obstáculo. Su obra dice mucho, sus palabras complementan perfectamente el sentido de esta. (Clic en imagen para ampliar)

Rubén Reveco© – Mujer con joyas

Rubén Reveco© – Mujer con joyas

enkil: ¿Quién es Rubén Reveco?
Rubén Reveco:Un apasionado del arte y un militante de la belleza. Aquí en la Argentina hace unos años se escuchaba una canción que decía “La belleza es lo que te da felicidad”.

enkil: ¿Cómo definirías el arte?
Rubén Reveco:La más maravillosa experiencia del ser humano desde la prehistoria hasta el presente. El arte no progresa, evoluciona y en ese mágico proceso maravilla por su diversidad. Es tan inherente al hombre que muy pocos se han preguntado que sería de nuestras vidas sin el arte y sin las manifestaciones culturales, en general. Sin la música, sin la escultura, sin las canciones, sin la pintura, sin la literatura, sin la danza, sin el teatro… Creo que un buen tema para especular.

Rubén Reveco© – Camila

Rubén Reveco© – Camila

enkil: Cuéntanos ¿como te inicias en el mundo de la pintura?
Rubén Reveco:Empecé copiando a los maestros, una práctica que se ha perdido es las escuelas de arte. De niño, copiaba las láminas de los libros; de joven, pedía permiso en los museos e instalaba mi caballete ante las pinturas que me gustaban… un buen desafío.

Rubén Reveco© – Venus y Adonis

Rubén Reveco© – Venus y Adonis

enkil: ¿Qué es para ti el erotismo?
Rubén Reveco: En la pintura es la pasión y el deseo emanando de dos cuerpos desnudos. Me fascina la dictadura que ejerce la naturaleza sobre nosotros. El sexual es el instinto más importante de los seres vivos. Este instinto se manifiesta de diferentes formas pero apunta exclusivamente a la supervivencia. El erotismo es una condición meramente humana y parece cumplir una función previa al encantamiento, a la entrega. Es seducción pura.

enkil: ¿Es tu obra principalmente erótica?
Rubén Reveco: Me interesa la belleza de un cuerpo. joven y desnudo. Esa belleza es efímera pero el arte la eterniza. Trabajo con ciertos prototipos de belleza y recurro para ello a Internet, a las revistas, a la fotografía y a los modelos en vivo. Trabajo con lo que está de moda en cuanto a ideal estético.

Rubén Reveco© – Give in to me

Rubén Reveco© – Give in to me

enkil: Tus cuadros están cargados de sensualidad e insinuación, pero también hay en ellos una segunda lectura con una referencia más sexual. ¿A qué se debe esta doble intencionalidad?
Rubén Reveco: ¿Puede haber algo más sugerente que la insinuación y las segundas lecturas? Hacer arte erótico es ir un poco más allá de un mero desnudo, es despertar íntimas emociones y deseos.

Rubén Reveco© – Mujer de azul

Rubén Reveco© – Mujer de azul

enkil: En la sociedad actual lo pornográfico difícilmente se asocia con el arte. ¿Crees que pueden ser compatibles? ¿Dónde crees que se encuentra el límite entre lo obsceno y lo estético?
Rubén Reveco: En esto hay que tener mucho cuidado y depende mucho de la época que nos toca vivir. Lo que ahora llamamos sensual, hace cuarenta años era erótico y lo que ahora llamamos erótico hace treinta años era pornográfico. Lo sensual insinúa, lo erótico invita y lo porno despoja de toda poesía a lo anterior.

enkil: Tu obra siempre muestra de fondo otra obra, otros cuadros dentro del cuadro principal que son más trasgresores. Es como ver una película dentro de la propia película. ¿Es esto algo premeditado?
Rubén Reveco: Es premeditado. Son dos momentos; dos tiempos diferentes. La gracia y la inocencia en un momento se desinhibe y se hace brutal. En nuestra vida pasamos del deseo que nos acerca íntimamente, al orgasmo, que nos libera a los gritos.

Rubén Reveco© – Venus en la catedral

Rubén Reveco© – Venus en la catedral

enkil: ¿Cuál es la técnica que utilizas para conseguir esa bella luminosidad en toda tu obra?
Rubén Reveco: La técnica es mixta. Lo más fino lo trabajo con óleo y el resto con acrílico industrial. Además uso lápiz, tiza pastel, óleo pastel. Me interesa la línea. Esta es espontánea, fugaz, alegre. Lo que hago es una mezcla de pintura y dibujo. Del mismo modo, me gusta el plano liso y el texturado y la incidencia de una luz lateral sobre los cuerpos.

Rubén Reveco© – Reina, torre y alfil

Rubén Reveco© – Reina, torre y alfil

enkil: ¿Crees que la temática de tus obras, y otras del estilo, dificultan la difusión de esta en medios tradicionales como exposiciones o revistas que lleguen a un público más mayoritario?
Rubén Reveco: El sexo sigue siendo tabú y de alguna manera es bueno que así sea. En los seres humanos pertenece al mundo de lo privado. Cuando lo hacemos público a través del arte se genera una reacción de vergüenza y escándalo. De alguna forma es como la corrupción, se ejerce en secreto pero si alguien la descubre produce rechazo y condena pública. Me gusta ver las reacciones que provocan mis pinturas. ¿Puede haber algo más defraudante para un artista que la indiferencia del espectador ante su obra?  Esto, desde luego, genera ciertas dificultades en el momento de exponer.

Rubén Reveco© – Los amantes

Rubén Reveco© – Los amantes

enkil: En tu web apenas encontramos unas cuantas obras, aunque he de confesar que todas me han encantado sin excepción. ¿A qué se debe esta poca actividad?
Rubén Reveco: Lo que he mostrado es el trabajo de los últimos tres años. Lo anterior no lo creo digno de ser expuesto. He tenido un proceso de maduración muy lento. Nunca he expuesto en forma individual, sólo en algunas muestras colectivas. Me he dedicado más a teorizar sobre arte que a pintar. Algunos dicen que empecé muy tarde pero Beethoven tenía 56 años cuando compuso la Novena Sinfonía, Leonardo 51 cuando pintó la Mona Lisa, Salvador Dalí igual edad cuando pintó La Última Cena (para mi su mejor obra) y Velázquez tenía 57 años cuando pintó Las Meninas. ¿Ves?, yo con mis 53 aún estoy a tiempo (ja). Nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Rubén Reveco© – Sodoma

Rubén Reveco© – Sodoma

enkil: Sabemos que has dado diferentes conferencias sobre famosas obras de arte, pero ¿cuáles son tus pintores o artistas favoritos?
Rubén Reveco: Tema complicado… me interesan ciertas obras de arte por lo que han representado en la historia del arte. Un icono fascinante es la Mona Lisa, creación de otro icono fascinante: Leonardo de Vinci. Me interesan los prerrafaelistas, el simbolismo y el realismo de todas las épocas. Hace unos años estuve en el museo de El Prado llorando varios minutos ante el Cristo de San Plácido, esa genial pintura de Velázquez. Pasé sin pintar mucho tiempo hasta que me recuperé del impacto.
Y mientras contesto tu pregunta miro una reproducción de la Venus de Willendorf que tengo pegada en la pared. ¡Ese si que era un escultor erótico!

enkil: ¿Qué influencia han dejado en Rubén Reveco?
Rubén Reveco: Que en el arte –como dicen en este lado del mundo- no se puede guitarrear. Esto es para gente seria. El arte del siglo XX ha permitido a muchos insertarse de modo snob en el circuito comercial y de esa forma figurar. En este tema soy muy determinante y seguramente muchos pensarán diferente. Yo siento admiración donde veo talento y trabajo.

Rubén Reveco© – Nacimiento de Venus

Rubén Reveco© – Nacimiento de Venus

enkil: Aparte de la pintura ¿Qué otros tipos de arte te atraen?
Rubén Reveco: Desde luego que la música y la literatura. En pintura también me interesa el hiperrealismo, pero muchas veces lo veo sin espíritu, sólo un despliegue técnico. Muchos hiperrealistas sólo quieren impactar… no está mal, pero por sobre todo un artista es alguien que nos quiere decir algo.

enkil: ¿Qué le aconsejarías a quienes se inician en el arte de la pintura?
Rubén Reveco: Tener paciencia y no desesperarse por exponer. Tiene que haber un largo período de aprendizaje y estudio. No exponer sólo por la urgencia de mostrar algo, hacerlo cuando se tenga algo que decir… Trabajar mucho, una obra a exponer está compuesta por 15 trabajos, más o menos. Pero debe ser un conjunto coherente y maduro.  Si exponen no puede haber tres pinturas muy buenas y el resto sólo regular.
También sugiero no copiarse a sí mismo. Muchos logran realizar un buen trabajo y condicionan el resto de su obra en torno a ese trabajo. Cualquier trabajo artístico contiene una forma y un concepto. El concepto debe mantenerse pero la forma debe ser diferente.

Rubén Reveco© – Dos modelos

Rubén Reveco© – Dos modelos

enkil: ¿Y a qué crees que se debe esa urgencia por exponer?
Rubén Reveco: Obedece a que vivimos a mil. Resultados inmediatos, logros inmediatos, triunfos inmediatos y eso es una trampa difícil de sortear.
Por otro lado, el que tenga talento para expresarse artísticamente que la dignifique en una obra de verdad. Que no pierda su tiempo en manifestaciones de tipo conceptual, instalaciones, acciones de arte, etc. Eso es para gente que no tiene talento. Si nació con condiciones para pintar, que pinte. Desde Altamira han pasado varios miles de años y tenemos pintura para rato.

Rubén Reveco© – Las edades de Anita

Rubén Reveco© – Las edades de Anita

enkil: Y qué recomendarías a quienes buscan en el erotismo, la sensualidad y el desnudo una forma de plasmar sus inquietudes?
Rubén Reveco: Es un tema muy particular. Aun así, sugiero que sea tratado con pinzas, es fácil caer en la vulgaridad, al menos que sea ese el propósito final. Lo vulgar, lo obsceno, lo explícito también pueden ser objetivos para el arte, pero que a mi no me interesa.

enkil: Pues muchas gracias por todo y estaremos pendientes de tus nuevas obras.
Rubén Reveco:Gracias a ti por la oportunidad y nuevamente te felicito por el aporte que haces a la difusión de la cultura. “Uno de los nuestros” es una obra de arte.

Rubén Reveco

Rubén Reveco