Thomas Canet; especializado en fotografía musical y, especialmente retratos; de los que todos conoceréis en su mayoría. Me ha concedido el privilegio de aceptar mi entrevista para “Uno de los Nuestros”. En su libro “Zona Dark” podréis encontrar parte de su trabajo más personal; sobre fotografías entre Nueva York y Madrid… Quiero darle las gracias por su atención, dedicación y paciencia a la hora de responder a mis preguntas.
Gracias, Thomas Canet.
(Clic en imagenes para ampliar)

Silvia: Para mí un excelente fotógrafo, artista; compuesto de fuerza, reto, transmisor de sensaciones y sentimientos, pero…¿Quién es Thomas Canet?
Thomas Canet: Complicado contestar a eso con objetividad… Quizá los demás hablarían con más propiedad. Soy bastante caótico, introvertido y a fin de cuentas alguien bastante normal, creo.


Ariadna Gil                                                                              Eusebio Poncela

Silvia: En tus retratos ¿Por qué la ausencia de la sonrisa?
Thomas Canet: No me interesa para mis fotografías. Es un elemento bellísimo, pero que muchas veces crea un muro que no deja acceder a otras certezas, más pequeñas y frágiles con las que casi todos nosotros batallamos también. Lo que Williams Burroughs llama “un instante helado en el que todos ven lo que hay en la punta de sus tenedores”.

Sinead O’Connor

Silvia: Dime un sueño de fotografía hecho realidad.
Thomas Canet: He podido conocer y compartir vivencias con algunas personas que de otro modo jamás habría tenido oportunidad de conocer. La fotografía me permite vivir como quiero. Y espero que por mucho tiempo!


Christina Rosenvinge                                                                   Candela Peña

Silvia: ¿Crees que existe la fotografía prohibida? ¿Que debería existir?
Thomas Canet: Solo creo en algunas prohibiciones que uno se impone a sí mismo, por ética, por compromiso, por lo que las razones que sean. En este caso, pasa a llamarse autocensura, y desde luego que existe.

Antonio Vega

Silvia: Dime personas a las que has fotografiado que te han resultado realmente interesantes.
Thomas Canet: Son muchas las que me han impactado. Pienso en Ana Curra y César, con quien ha surgido una relación que va más allá de las palabras, en Paulo Nozolino, en la tarde que pasé en casa de Iván Zulueta, en los 5 minutos con Antonio Vega, el cariño de Nacho Goberna. Paradójicamente, lo mejor es cuando, al final, la fotografía es lo de menos.


Alaska                                                                                        Coque Malla

Silvia: Desde el otro lado del objetivo ¿Pueden percibirse parte de los secretos de la persona, objetos, calles… a las que fotografías? ¿Descubrir parte de su historia?
Thomas Canet: Responder “sí” sería una respuesta literaria y épica, pero alejada de la realidad. Nosotros solo tenemos a nuestra disposición la superficie, la piel, y está claro que hablan. Pero sin luz y sin intención no son nada. Además, esa reflexión suele crearla el espectador a posteriori. En una sesión, todo ocurre a velocidad de vértigo, y fotografío por instinto. Es una pulsión. Cuando siento miedo es cuando aprieto el disparador. Después, mirando los contactos, puedes reinterpretar lo que ves y construir una historia, pero en el momento de la toma todo es mucho más primitivo.

Jose Luis López Vázquez

Silvia: Se dice que una gran obra, nace o surge de la “comunión” entre artista-modelo-espacio …incluso, tal vez tiempo. ¿Necesitas de esa “comunión” para hacer una buena fotografía?
Thomas Canet: Sí desde luego, si hablamos de una buena fotografía. Un buen fotógrafo puede con oficio sacarse de la manga un retrato a pesar del sujeto, pero es más un ejercicio de estilo que un retrato realmente. Me interesan los retratos en los cuales el fotógrafo casi desaparece de la imagen, y el retratado se convierte en protagonista absoluto. No me gusta ver la pose, las costuras.

Antonio Gasset

Silvia: Eres cazador de sensaciones, de las que tienes el poder de transmitir de forma
íntegra. ¿Cuáles son las que te llegan a traspasar la piel con mayor facilidad?

Thomas Canet: No se trata tanto de transmitir las sensaciones del sujeto, sino de buscarte a ti, reconocerte en el otro. Cada fotógrafo tiene una intención, una mirada, y con ella seleccionamos aquello que nos mueve del fotografiado. Fotografiar siempre es elegir y descartar. De ese encuentro entre 2 personas es de donde puede nacer una buena fotografía. Y por eso mismo pueden existir multitud de retratos válidos de una misma persona.

César Scappa y Ana Curra

Silvia: ¿Resulta más fácil o complejo retratar a un famoso?
Thomas Canet: En parte es más sencillo, porque la “materia” es más reconocible. Pero al mismo tiempo, suelen tener mucha más conciencia de su imagen y de qué quieren proyectar, y eso puede limitar la profundidad del encuentro. Al final, cada retrato es un reto que comienza de cero.

thomas

Silvia: ¿Por qué fotografiar en blanco y negro? ¿Crees que la ausencia de color acentúa las sensaciones?
Thomas Canet: El blanco y negro es en cierto modo una abstracción de la realidad. Como tal, sumerge al espectador en lo que en cine se llama “suspensión de incredulidad”, que a mi me interesa mucho. Es decir, hacer que algo casi increíble en condiciones normales resulte creíble o natural. Un maestro de esto podría ser Alberto García-Alix, que aún con poses muy forzadas puede transmitir todo lo contrario (pienso en la famosa imagen de Elena Mar o en algunos retratos de Ana Curra, por ejemplo).
Pero no creo que la ausencia de color acentúe nada, de hecho creo que hay grandes retratos en la fotografía en color, basta ver lo que hace Phillip Lorca di Corcia, entre muchos otros.

thomas

Silvia: A maestros de la fotografía admiras a muchos, pero ¿Qué es lo que destacarías de alguno de ellos?
Thomas Canet: Richard Avedon, que consigue en algunos momentos ser ese ideal del fotógrafo que tiñe todo lo que fotografía pero que aparentemente es invisible en la imagen, Robert Frank, por alcanzar un lenguaje íntimo y poético que no es de este mundo, Antoine d’Agata por romper los límites del reportaje tradicional imponiendo por fin el uso de la primera persona, Miguel Río Branco por su mirada visceral y poética a la vez, capaz de lograr el mismo registro expresivo en color que en blanco y negro, Paulo Nozolino, por su coherencia y su blanco y negro único, o Alberto García-Alix, por dar legitimidad con su mirada a una marginalidad madrileña muy concreta.

thomas

Silvia: Yo, personalmente, te tengo por artista, muy bueno; no sólo experto en técnica. ¿Crees que los que buscamos ese algo que transmitir, ese algo que nos roza si más no la piel, llegamos a estar satisfechos en algún momento?
Thomas Canet: Es imposible estar satisfecho con un proceso de búsqueda que es un proyecto vital y que además está condenado al fracaso. De algún modo, estamos enganchados a buscar una y otra vez ese destello del encuentro, y para encontrar uno, se nos escapan miles. La balanza siempre está desequilibrada. Y siendo honestos, yo no soy ningún maestro de la técnica, no pierdo ni medio minuto en ella, trabajo con materiales que conozco y que me dan lo que busco y poco más.

thomas

Silvia: ¿Qué te ha dado hasta ahora la fotografía? ¿Qué aportó a tu vida?
Thomas Canet: Aparte de permitirme vivir como siempre he querido, es algo que me acompaña día a día. Es una válvula de escape, una terapia y una muleta para enfrentarme a mis sueños y luchar por ellos. Me permite expresar una parte de mi que no encuentra salida fácilmente de otro modo.

Silvia: Dime un proyecto que sea para ti un deseo, algo que realmente tengas claro que llegarás a realizar algún día, aunque este no esté cercano.
Thomas Canet: Una revista…prácticamente única en temática y estilo hoy en día, en la que encontrar lo que de verdad me gustaría leer y ver. Es un sueño, pero no está tan lejos.

Silvia: ¿Crees que el reconocimiento, “la fama”, altera la esencia del artista, alterando a su vez su arte, su trabajo? ¿Cómo crear puntales importantes de los halagos con los que avanzar?, ¿que no frenos o embrutecimiento mental? Thomas Canet: Todo puede alterar la esencia de las personas, sean o no artistas. En el caso de los artistas, creo que más todavía, debido a la extrema sensibilidad de la que tienen que hacer gala para poder expresarse. La fama real, si llega, suele ser un estadío tardío, pero hay muchas otras esquirlas afiladas en el camino. Los halagos son necesarios, pero peligrosos a la vez, porque fomentan la repetición y el inmovilismo. Al final es una batalla perdida de antemano, y lo vemos en los más grandes. Etapas de crecimiento, apogeo y decadencia. Artistas o no, es el destino imposible de todos nosotros.

Thomas Canet: Próxima exposición colectiva, en febrero de 2009; en la galería Arteko de San Sebastián, junto a Diego Vasallo (pintura), Rafa Berrio (música), Joserra Senperena (música) y Suso Saiz (instalación). Título de la exposición: Lieder (Trata sobre la reinterpretación de los ideales del romanticismo clásico del siglo XIX).