Y del hiperrealismo más ortodoxo al la más pura manipulación digital de la mano de Ash Sivils, una artista de Nashville, USA, de 26 años que, aunque se autoproclama artista de muchos medios incluidos la pintura, los lápices y la fotografía, es sin duda en sus gráficos y manipulaciones donde explota su talento. Su Arte es oscuro, surrealista y macabro pero, incluso en las mismas oscuridades es las que nos sumergimos muchas veces, existe cierta belleza que va más allá de los cánones establecidos. Ash nos acerca a esas escenas de pesadilla que también forman parte de nosotros, aunque rehusamos mirarlas con claridad o nos limitamos a observarlas de reojo, en muchas ocasiones, con un inconfesable regocijo. Ash nos construye un mundo que tampoco nos es ajeno, un mundo difícil que desencadena unas determinadas sensaciones que a veces rechazamos y, otras, simplemente aceptamos.