Dahmane es un fotógrafo nacido en 1959 en París. De padres artistas (su padre era grabador y su madre poetisa), Dahmane descubre de muy joven el encanto de las formas femeninas. Ya a partir de los 15 años su pasión por la fotografía es asociada con dicho descubrimiento. Esta unión dará lugar a miles de imágenes, a explorar el infinito los recursos de la sensualidad que una mujer con el cuerpo medio desnudo puede liberar en la intimidad, o por el contrario en lugares públicos.

Dahmane siente verdadera pasión por el paisaje urbano, lo cual, unido a su pasión por el desnudo y el erotismo, le lleva a realizar una mágica conexión entre ambos en sus fotografías. Si bien al principio las limitaciones con las que se encontraba, tanto a nivel legal como a nivel técnico (esperar el momento adecuado y la luz adecuada para cada fotografía), eran muchas y desesperantes, la llegada de los nuevos softwares le facilitan el camino para realizar sus montajes con mayor libertad y una mejor combinación de elementos. Sus ciudades favoritas son capturadas con mayor claridad, alegres y provocadoras unas veces, crueles y depresivas otras, y sus hermosas mujeres colocadas estratégicamente en medio de ese entorno, convierten el conjunto en un cuadro que desborda erotismo y cierto surrealismo sensual.

El proceso de creación de sus fotomontajes es muy esmerado. Primero fotografía a sus modelos al aire libre con su cámara Leica con lente de 55 mm y película convencional. Después de la impresión tradicional de sus mejores fotos, las introduce en el ordenador para un sinfín de trabajo con el Photoshop, haciendo coincidir las proporciones, las texturas, la luminosidad, la perspectiva… Nada se deja al azar, la idea es alcanzar un ideal de orden, organización, línea y forma.

Más que nunca ahora, mi punto de enfoque es el modelo femenino, independientemente de su tamaño en la foto en su conjunto. A pesar de mis esfuerzos, el elemento erótico se apagará progresivamente a un segundo plano si los objetos desentonan o son contradictorias a su alrededor. A veces, el elemento erótico no es más que uno entre muchos, que actúa como un sutil filtro de los demás elementos visuales. Gracias a estas nuevas herramientas, mis perfeccionistas tendencias se dan pleno reinado; tengo una nueva y amplia gama de pinturas en mi paleta, y el temor de lo mundano y la repetición es una cosa del pasado. (Dahmane)

Su primer libro erótico fue publicado por Taschen y titulado simplemente Dahmane, seguido por el más extremo Porn Art en 1996 y en 1998. En el 2005 editaría dos portofolios de sus fotomontajes en una edición limitada llamados Nude Addict 1 & 2. Gracias Madame.