Pierre Gonnord es un fotógrafo francés nacido en Cholet, Francia, en 1963 y residente en Madrid desde 1988. Su obra ha sido expuesta en diversas ciudades de España, Francia, Portugal y Estados Unidos. En España su obra está presente en la prestigiosa galería de arte de Juana de Aizpuru. Esta se compone de retratos de gran tamaño sobre fondo negro, casi siempre primeros planos de personajes desconocidos que rozan la marginalidad. Gonnord nos acerca al alma de estos personajes, nos insinúa su personalidad sin ningún interés en contarnos cosas de su vida personal. Un excelente ejemplo de cómo la fotografía no capta exclusivamente la superficie de las personas. Una búsqueda de lo que somos, haciendo que pensemos en cómo son los demás. A través de una técnica exquisita y depurada, Gonnord profundiza en el universo privado de cada uno de los personajes que retrata: jóvenes urbanos, vagabundos, geishas, mujeres japonesas tatuadas, outsiders o travestís. Seres transgresores y marginados de la sociedad. Su obra es un retrato minucioso de individuos urbanos, dentro y fuera de sus dominios, que expresan en su mirada la alienación de una lucha diaria por la vida, retratos perturbadores a veces, intensos siempre y completamente fascinantes.

Elijo a mis contemporáneos en el anonimato de las grandes urbes porque su rostro narra, bajo la piel, historias singulares e insólitas sobre nuestra época. Hostiles a veces, casi siempre frágiles y a menudo heridos detrás de la opacidad de su máscara, ellos representan unas determinadas realidades sociales y, a veces, otro concepto de la belleza. También intento acercarme al individuo inclasificable y atemporal, sugerir hechos que se repiten desde los tiempos lejanos. Quisiera invitar a cruzar una frontera. La historia de las últimas décadas en occidente, las migraciones, el éxodo rural, el movimiento feminista, la revolución sexual, el despertar del integrismo religioso, las sucesivas crisis económicas, la era de la comunicación, la globalización…. todo ello ha profundamente contribuido a modificar las mentalidades, los estilos de vida, hasta quebrantar el edificio social.

“Ando buscando en los puntos de encuentro de la escena urbana: calles, plazas cafés, estaciones, universidades… luego más allá, en las barriadas periféricas, lugares tan aislados del mundo y escenarios más marginales como cárceles, hospitales, albergues sociales, centros de reinserción, monasterios, circos… porque también allí está nuestra sociedad. Últimamente me estoy acercando a ciertas minorías y comunidades desplazadas por razones étnicas, económicas, políticas… sean los gitanos o la gente de los Balcanes, del Magreb, emigrados recientemente a España.”

“A lo largo de las últimas semanas he empezado un nuevo proyecto, viajando e instalando mi estudio “On the road” (en la carretera), en las áreas escondidas y remotas de la España rural. Desde Andalucía hasta el Finisterre, a lo largo de la llamada “Ruta de la plata”, buscándome a mi mismo en una condición humana distinta pero una parte común de humanidad. A través de rostros, espacios abiertos pero también excavando bajo tierra.(Pierre Gonnord)