“Hacer una foto es como resumir toda una conversación en una sola palabra. Se trata de empatía y confianza. Una imagen se vuelve especial cuando transmite algo sobre el sujeto, el fotógrafo y la fotografía como forma de arte. De hecho, un retrato dice más sobre los tiempos que sobre la persona. En diferentes épocas buscamos diferentes modelos a seguir, diferentes arquetipos con los que relacionarnos al tratar de entender nuestro tiempo.” Vincent Peters

©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters

Vincent Peters nació en Bremen, Alemania, en 1969. Viajó a Tailandia en la década de los 80 donde sus fotografías impresionaron tanto que fue rápidamente publicadas por la revista GEO. A los 22 años decide tomarse en serio y se muda a Nueva York, donde encuentra trabajo como asistente de fotógrafo. Aunque esos eran trabajos descaradamente comerciales, siempre se sintió atraído por la fotografía de bellas artes. De regreso a Europa, trabajó en galerías y perfeccionó su visión. Finalmente, su camino lo llevó a la fotografía de moda y celebridades. Algo con lo que todavía está completamente comprometido.

©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters

Vincent Peters es un artista analógico. A pesar de su creciente fama y reconocimiento, continúa usando la misma cámara y flujo de trabajo con el que comenzó en 1990, una Mamiya RZ67 con película que hace que se aleje y en parte reniegue de la tecnología y lo digital en su trabajo. La Luz es su principal herramienta a la hora de capturar sus imágenes. Sus fotografías Fine Art están cargadas de sensualidad, apoyadas en su mayoría por el blanco y negro con el que tanto le gusta trabajar y que domina a la perfección. El resultado de esta destreza técnica es un clima cinematográfico en sus fotografías que hace que una modelo fotografiada un millón de veces se convierta en un retrato único.

“No he cambiado de cámara desde que tenía 17 años. Tengo una Mamiya RZ67 de formato medio. Siempre filmo películas, ¿sabes? Tengo algunos clientes que dicen “si no dispara digitalmente no trabajaremos con usted”, y yo digo, está bien, no hay problema. Simplemente no me gusta lo digital. Creo que todo el proceso le hizo mucho daño a la industria y no hay un solo fotógrafo con el que haya hablado que no esté de acuerdo con eso. La técnica define el arte, así que … si hay un arte digital, no es mi arte. Creo que define la expresión. Lo digital no es solo un proceso de captura de imágenes. Digital es un concepto diferente. El rodaje es diferente. Tu relación con el modelo es diferente. De todos modos, apenas sé leer un correo electrónico “. Vincent Peters

©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters
©Vincent Peters

“Quiero transmitir algo genuino sin que la tecnología se interponga en el camino de esa reunión. Existe la necesidad de contar historias francas e íntimas que generen comunicación y comprensión entre nosotros, para nosotros… Con la ayuda de la fotografía, vernos a nosotros mismos y a nuestro prójimo sin complicar las cosas y obsesionarse tanto con la tecnología que prima sobre el elemento humano. Para mí, el encuentro es siempre el centro del escenario, y usar tecnología analógica para preservar nuestro patrimonio fotográfico es un medio para mantener una tradición importante “. Vincent Peters

Aunque nos hemos quedado con su trabajo más personal y artístico, Vincent Peters es, como hemos comentado ya, un reconocido fotógrafo de moda que trabaja para clientes como  Louis Vuitton, Yves Saint Laurent, Miu Miu, Bottega Veneta, Dunhill, Hermes, Guess, Seiko, Lancome, Diesel, Nike, Adidas, Netflix y muchos más. El trabajo de Peters se ha exhibido ampliamente en galerías de bellas artes y más recientemente en Fotografiska, un destacado museo de fotografía en Estocolmo. Peters es sin duda uno de los grandes fotógrafos cuya obra lucirá para siempre junto a los grandes desaparecidos del género como Helmut Newton o Herb Ritts.

©Vincent Peters

Todas las imágenes son ©Vincent Peters – webInstagramVimeo