Tetsuya Ishida© - Untitle 5

Tetsuya Ishida© – Untitled

A lo largo de su obra se puede observar a la perfección las consecuencias de la apertura de Japón al mundo occidental: La Era Meiji (明治時代 meiji jidai) o Período Meiji (23 de octubre de 1868-30 de julio de 1912) denota los 45 años del reinado del emperador japonés Meiji. Durante este período, el país comenzó su modernización y occidentalización erigiéndose como potencia mundial. El nombre 明治時代 significa “Era de culto a las reglas.” Mientras todo esto transcurre otra parte más ancestral de su cultura permanecía y permanecerá intacta hasta nuestros días, conviviendo conjuntamente como un combinado extraño, quizás hasta contradictorio.

Tetsuya Ishida© - Screws

Tetsuya Ishida© – Screws

Tetsuya Ishida© - Untitled 2

Tetsuya Ishida© – Untitled

Tetsuya Ishida© - Jellyfish`s dream

Tetsuya Ishida© – Jellyfish`s dream

Tetsuya Ishida representa en sus obras básicamente una serie de conceptos que hacen una clara referencia a estas consecuencias que serán llevadas al extremo, transmitiéndonos la tremenda crisis de identidad que sufre una gran parte de la sociedad japonesa.
El salaryman (サラリーマン, sararīman) aparece de manera implícita y explícita en sus cuadros representando las largas jornadas de los trabajadores asalariados, “al temor a la mala reputación en la jerarquía empresarial, a la ausencia de otras formas de remuneración además del salario base, a la esclavitud en el trabajo asalariado, e incluso al karōshi (過労死) o muerte por exceso de trabajo”

Tetsuya Ishida© - Having a meal just like refueling

Tetsuya Ishida© – Having a meal just like refueling

Tetsuya Ishida© - Untitled 6

Tetsuya Ishida© – Untitled

Tetsuya Ishida© - Untitled 4

Tetsuya Ishida© – Untitled

Ishida también hace referencia al término japonés “kosei” (個性) “individualidad”, criticando la carencia de ésta, sobre todo en un sistema educativo que aún parece arraigado a épocas más totalitaristas (mientras, de manera simultánea es bien aceptada con respecto al individualismo económico del individuo en la jerarquía laboral). De esta manera él lo representaría como un intento de mutilación del libre pensamiento desde la escuela, a pesar de ser Japón un país democrático en el que por otra parte impera el colectivismo. El individualismo versus colectivismo abarcan una amplia gama de interpretaciones y más en un país que aún conserva lo mejor y lo peor (Imperialismo, feudalismo…) de sus antiguas tradiciones y que a la par vive bajo lo mejor (aparente libertad de pensamiento y obra, ciudadanos informados, democracia participativa y estable) y lo peor de ser, en la actualidad, una potencia capitalista. Podemos observarlo en sus representaciones de jóvenes uniformados, atrapados a veces en edificios (o escuelas) rodeados de niños idénticos e igualmente uniformados, a la par que en otras obras estos jóvenes aparecen usando productos de tecnología punta, ya sea para el entretenimiento propio o por su uso cotidiano. También en el encorsetamiento, la absoluta falta de espacio vital y la cosificación de los personajes, o en la forma de representarlos en situaciones que se asemejan de manera fantástica a repetitivas y horribles cadenas de producción, cárceles, lugares asfixiantes.

Tetsuya Ishida© - Untitled 3

Tetsuya Ishida© – Untitled

Tetsuya Ishida© - Rescue

Tetsuya Ishida© – Rescue

Tetsuya Ishida© - Untitled 1

Tetsuya Ishida© – Untitled

Finalmente podemos encontrar en sus pinturas alusiones a otros muchos términos relacionados con la actual sociedad japonesa, fruto igualmente de todo lo anterior: los “apartamentos ataúd”, alojamientos de más que reducidas dimensiones muy habituales en las grandes ciudades como Tokio, producto de la emigración a éstas en busca de oportunidades y de la necesidad de vivir lo más cerca posible del lugar de trabajo para evitar recorrer las largas distancias dentro de la metrópolis. Su sociedad de consumo, reflejada por ejemplo a través de las cajas de Bentō (en japonés, 弁当 o べんとう) que consisten en raciones de comida sencilla preparada para llevar,  su origen es antiguo e incluso se preparaban en el hogar, pero recobraron popularidad en los 80 con el uso del microondas y la proliferación de las tiendas de alimentación, ultramarinos y tiendas especializadas (tiendas Bentō), volviendo a ser utilizadas por muchos estudiantes y trabajadores. Lo que podríamos llamar “comida rápida japonesa.” El nombre que recibe el recipiente del bentō es el bentōbako (弁当箱), el cual contiene la comida que puede ser de diversos tipos. Así podemos observar a algunos de sus personajes con sus cuerpos “perfectamente empaquetados y desmontados” en este tipo de cajas, simulando mercancías a domicilio.

Tetsuya Ishida© - From a izakaya

Tetsuya Ishida© – From a izakaya

Tetsuya Ishida© - Grazing

Tetsuya Ishida© – Grazing

Tetsuya Ishida© - From a beer garden

Tetsuya Ishida© – From a beer garden

Actualmente es noticia el pionero reparto a domicilio con drones en Japón. De nuevo podemos ver la alusión a la tecnología punta en una potencia capitalista frente a las antiguas costumbres, todo “macerado conjuntamente” para adaptarse y a la par constituir su sociedad actual.
También podemos observar las alusiones al excesivo uso de bolsas de plástico en Japón, en donde en ocasiones cada artículo se introduce en una bolsa individual para después incluir todos en otra bolsa común. “Ishida hace crítica también de otras costumbres como el saludo japonés, el culto a los ancestros, o incluso dormir en el metro, etc…”

Tetsuya Ishida© - Far in the distance

Tetsuya Ishida© – Far in the distance

Tetsuya Ishida© - A soldier

Tetsuya Ishida© – A soldier

Tetsuya Ishida© - A man who has lost the adility to fly

Tetsuya Ishida© – A man who has lost the adility to fly

Técnicamente sus pinturas están recreadas hasta el más mínimo detalle, en su mayoría utiliza un gama de colores opacos, muertos, sin vida, dotando sus escenificaciones de una atmósfera aparentemente turbia, como si la “suciedad” se mantuviera suspendida en el aire. Ishida recrea ambientes fríos, desolados, a pesar de que puedan aparecer atestados de personajes y/o diferentes elementos reflejando así la soledad en medio de la multitud, el aislamiento del individuo y sus emociones. De manera simbólica, los personajes de Tetsuya Ishida parecen dejarse “arrollar” por la pasividad frente a situaciones que podrían interpretarse como surrealistas a través de sus cuadros, pero que no por ello dejan de ser reales, y por las cuales son completamente desposeídos de voluntad propia.
[[[—-> colores cuaternarios, pasteles, pardos… ensombrecidos, contratados a veces con colores terciarios, más vivos. Matices, saturación, luminosidad, colores armónicos. Tonos mate, sin brillo. (¿Ausencia de puntos y/o fuentes de luz evidentes ?)—> tendencia a la luz blanca: artificial. Ausencia de “calidez”. Mucho uso de gris.]]]

Tetsuya Ishida© - A man running away to the lavatory

Tetsuya Ishida© – A man running away to the lavatory

Tetsuya Ishida© - A drawer

Tetsuya Ishida© – A drawer

Tetsuya Ishida

Tetsuya Ishida