Hoy vamos a dedicar el post a mi amiga fire que desayuna conmigo cada mañana (con el blog) para que tenga un desayuno menos indigesto que los días que se encuentra en el plato los post más transgresores (casi siempre). Y es que Yana Bondareva nos acerca a un mágico mundo de color donde flores y agua se conjugan en magníficos macros para crear verdadera poesía visual. También encontraremos viajes y retratos, pero es la parte floral y líquida la que realmente nos deja fascinados. No he conseguido ninguna información personal de Yana, tan solo que es un artista ruso o rusa.