Jehan Legac es un artista digital de origen parisino y que reside en Miami, Los Angeles o en Ibiza, donde ha vivido durante más de 10 años junto a su mujer y musa Thea, y que ha marcado gran parte de su inspiración artística. Jehan Legac comenzó a trabajar como fotógrafo a los 14 años cuando él dio con un trabajo para fotografiar gatos en los tejados de París. En su adolescencia tardía se unió a la Marina francesa y se convirtió en un fotógrafo privado para el almirante Philippe de Gaulle, hijo del gran Charles de Gaulle, un paso que permitió a la joven artista navegar desde el Polo Norte a las islas tropicales, y vagar por las calles de ciudades extranjeras con su cámara y ver con nuevos ojos al mundo. El artista más tarde regresó a París, donde comenzó una exitosa empresa de diseño y es capaz de aplicar la tecnología de imágenes 3D a su labor de diseño. A los 28 abandonó su “conservadora” vida en busca de la deliciosa decadencia de la ciudad de Nueva York, donde el emprendedor joven parisino utilizando su Nikon se mezcla con modelos y pseudo-famosos. Legac también vivió, trabajó, como Miami, Florida, y Caracas, Venezuela. Legac finalmente abrió un estudio en las afueras de París en el barrio de Neuilly, donde se estableció en la pintura y fotografía, haciendo un llamamiento al color, cromo y curvas para producir las ciber-sensual y multimedias obras maestras que son decididamente Legac. Inspirado por su propio deseo erótico, Legac mezcla y fusiona sus influencias de toda la vida de la fotografía, el diseño y los ordenadores para crear obras que son sugerentes y sexy, y que se basan siempre irremediablemente en el asombro poder de la mujer.

El trabajo de Jehan Legac se basa en las formas, los colores, la sensualidad y el erotismo femenino. Jehan transforma esos desnudos para darles una nueva dimensión, muy cercana a la pintura tradicional que él también practica. Sus imágenes nos descubren un nuevo mundo en una explosión de colores que eclosionan en medio de una vorágine erótica y sensual, que da una nueva dimensión al desnudo femenino y de paso a la frialdad implícita del Arte Digital. Su galería es tremenda, más de 200 obras presentadas en formato flash en una web bien trabajada y de agradable recorrido, donde los originales se ofrecen en aceite pintado sobre lienzo. También podéis visitar su blog dedicado al Arte Erótico Digital, Erotic Digital Art.

Jehan Legac began work as a photographer at age 14 when he landed a job shooting photos of cats on Paris rooftops. In his late-teens he dutifully joined the French Navy and became a private photographer for Admiral Philippe de Gaulle, son of the great Charles de Gaulle, a stint that allowed the young artist to navigate from the North Pole to tropical islands, to roam foreign city streets with his camera and gain new eyes into the world. The artist later returned to Paris where he began a successful design business and was able to apply the technology of 3D imaging to his design work. At 28 he gave up his “conservative” life in search of the delicious decadence of New York City where the enterprising young Parisian used his Nikon to mingle with models and pseudo-celebs. Legac also lived, worked, mixed and mingled in cities like Miami, Florida and Caracas, Venezuela. Legac eventually opened a studio in the hip Paris neighborhood of Neuilly where he settled in to paint and photograph, calling on color, chrome and curves to produce the cyber-sensual, multimedia masterpieces that are decidedly Legac. Inspired by his own erotic longing, Legac blends and fuses his lifelong influences of photography, design and computers to create works that are evocative and sexy, sometimes tongue-in-cheek, but always hopelessly in awe of the power of woman. (Kennerly Clay)

The work of Jehan Legac based in shapes, colors, the female sensuality and eroticism. Jehan transforms these naked to give a new dimension, which is very close to traditional painting he also practiced. His images we discover a new world in an explosion of colors that hatch in the middle of a maelstrom erotic and sensual, giving a new dimension to the female nude and move to the coldness of implicit Digital Art. His gallery is tremendous, more than 200 works presented as a flash in a web worked well and pleasant journey, where the originals are offered in oil painting on canvas.