Zensen es un fotógrafo polaco de 33 años, que centra su trabajo en la figura femenina más provocadora. Erotismo, fetichismo y ciertas dosis gore son recogidas con buen ojo por este artista que no esconde sus intenciones a la hora de crear sus imágenes, que nos dice que se ha gastado todo el dinero de su cumpleaños en una cámara Canon 5d Mark II en vez de invertirlo en un coche y que nos deja un portfolio impactante pero nada repetitivo. Porque Zensen trabaja el color y el blanco y negro y porque el aspecto de sus fotografías tienen ese aire a improvisación, a naturalidad y a exhibicionismo que las hace aún más trasgresoras, es por lo que resultan más interesantes.