Tote Kinder – El Vals de los Monstruos

©Tote Kinder

Me deja Alana en los comentarios el enlace con esta página, La valse des monsters. Su autor, que se hace llamar Tote Kinder nos presenta un trabajo tremendo y terrorífico donde nos encontramos nuevamente con la belleza en el horror, con los miedos y pesadillas tratados sin complejos, acercándonos a ellos como nos acercamos a un niño maltratado y repudiado por los cánones de belleza impuestos en nuestra sociedad.

©Tote Kinder
©Tote Kinder
©Tote Kinder

Nacido en África en a mitad de los años setenta, vive y trabaja actualmente en Francia. Desde niño es un gran entusiasta de las Artes en todos sus ámbitos y para el todo es bueno para expresar a su manera desde sus temores más rechazados hasta sus deseos más adulados. Su seudónimo, Tote Kinder, quiere decir «niños muertos» en alemán, lo cual no ha de tomarse al pie de la letra, pues lo que intenta expresar es el miedo a que ese «niño» deje de tener un lugar en su vida.

©Tote Kinder
©Tote Kinder

Con sus trabajos Tote Kinder quiere «denunciar la mirada de otros sobre lo que para la mayoría parece no corresponder a la belleza actual, los bonitos monstruos, aquéllos que se cruza por todas partes, sobre los cuales se da la vuelta para examinarlos mejor y volverlos aún más culpable de no entrar en este molde post publicitario.» Tote Kinder intenta hacernos ver que la mirada dicta todos nuestros sentimientos, que no se toma el dolor de conocer a la persona. Sus imágenes quieren provocar una reacción despojada de prejuicios precipitados, del miedo a lo desconocido, nos sumergen en esos mismos miedos para salvaguardarse de ellos. Enfrentarse a sus criaturas cara a cara es enfrentarse a nuestro propio subconsciente. Sin duda un ejercicio de difícil factura.

Author:

7 thoughts on “Tote Kinder – El Vals de los Monstruos

  1. Bonjour Enkil,

    je serai curieuse d’avoir la signification de ce qu’il y a de noté sur le dos de cette femme (7ème photographie).

    Merci pour vos commentaires sur mon blog.

    A bientôt, bises Alana.

  2. Es cierto que la mirada dicta nuestros sentimientos. Me ha costado mantener los ojos abiertos y fijar mi mirada en las imagenes de Tote Kinder, a mi me han herido el corazón.
    Dices que Tote Kinder quiere expresar el miedo a que ese «niño» deje de tener un lugar en su vida. Yo creo que el niño con el que nacemos suele perdurar en nosotros durante toda nuestra vida y que solemos ser nosotros los que nos encargamos de matarlo, cuántas veces oimos decir «deja de comportarte como un niño, haz el favor de crecer de una vez!» y lo peor es que la mayoria de las veces no sólo solemos estar de acuerdo con quién nos los dice sino que somos nosotros mismos los que lo decimos!
    Mi opinión es que Tote Kinder nos enseña a esos niños que matamos continuamente, no es el miedo Enkil, es la muerte. Esa muerte que por amarga y culpable no puede ser resucitada.
    Dices que enfrentarse a sus criaturas cara a cara es enfrentarse a nuestro propio subconsciente, quizás! pero en mi caso no creo que mi horror sea por ello. No es cierto que nuestro subconsciente solo guarde el horror, también alberga la más pura de las bellezas, aquella que por tanto desear no somos capaces de imaginar. Lo cierto es que el subconsciente o Inconsciente (cómo a mi me gusta llamarlo) es el depositario de nuestros más profundos deseos, lo que ocurre es que en la mayoría de los casos, nuestro consciente nos hace malas pasadas, no nos permite procesarlos y convertirlos en realidad, así que los enviamos al desván, los matamos, los desterramos hasta que se deterioran y se transforman en monstruos.
    Enkil, perdona el discurso pero ya sabes que estos temas me pueden!
    No me gusta el Vals de los Monstruos, pero no me gusta no porque enfrente a nuestro subconsciente sino porque da testimonio de nuestro consciente. Si el mensaje que quiere transmitirnos Tote Kinder es que no matemos a nuestro niño interior, me uno a él pero no desde el horror sino desde la belleza de la infancia: «cerrar los ojos y retroceder, sentirnos otra vez niños y disfrutar mirando con los ojos que mirábamos el futuro, abrirlos y luchar para que esa imagen sea nuestro presente»

  3. Jo!! pues si que llevamos un niño «horrendamente horripilus» en nuestro interior XD así no es de extrañar que cuando crecemos sigamos siendo tan feos como en las demás fotitos 😛

    Vaya tela!!

    Besos horrendos

Comenta algo si te apetece

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.