Dominique Regnier es un escultor autodidácta nacido en 1.951, que vive en Souillac, en la región de Dordogne, Francia. La belleza de sus obras es impresionante, trabajando tanto en madera como en mármol con un alto nivel erótico en todas sus obras. Algunas de sus esculturas las ha realizado como perfomance sobre árboles muertos, en su web encontraréis unas cuantas fotografías del proceso. Dominique detalla partes concretas del cuerpo femenino con una belleza peculiar y atrevida, dando a sus obras una vida extraña y a la vez incompleta. Un verdadero lujo que hará las delicias de cualquier galería y que sería un placer tener en casa.