Melanie Pullen es una fotógrafa nacida en Nueva York en 1975 que ha publicado en numerosas revistas y periódicos como Los Angeles Times, The New York Times, Vogue Italia, Vogue Japón, Elle y otras muchas casi siempre dedicadas al mundo de la moda. Pero sin lugar a dudas su obra más reconocida y famosa en la serie High Fashion Crime Scene compuesta de más de 100 fotografías que emulan escenas de crímenes reales cometidos sobre todo en los años 50 y de los que Melaine se ha documentado en el Departamento de Policía de Nueva York NYPD y en el de Los Angeles LAPD. Para este trabajo ha contado con la ropa de marcas tan conocidas como Guzzi, Bvigari, Chanel o Prada que han sido usadas para vestir a sus modelos, entre los que también podemos encontrar nombres famosos como los de Rachel Miner o Juliet Lewis. Para la realización de estas fotografías, Melanie se ha de rodear de un nutrido grupo de personas entre maquilladores, asistentes, estilistas y las propias modelos, lo que hace de cada fotografía un laborioso trabajo que va tomando forma cuidando el detalle. Podemos ver un ejemplo de todo ello en este vídeo (en inglés) y en su propia web.