Fred Harper es un artista nacido en Erie, Pensilvania, USA que actualmente reside en Nueva York. Su objetivo a la edad de 14 años era ser un gran caricaturista en ferias y parques de atracciones cosa que ya había conseguido a la edad de 19 años trabajando durante el verano en el parque de atracciones Cedar Point en Sandusky, Ohaio por cinco dólares el dibujo, así que decidió que era hora de dar el salto hacia nuevas metas, estudiando y graduándose con una licenciatura en pintura en el Columbus College of Art and Design. Más tarde entraría a trabajar en Marbel, donde pintará posters, pin-ups y portadas e interiores de títulos de la talla de “Conan”, “Spiderman” o “Doctor extraño”.

A pesar de su destacado trabajo como caricaturista que podemos ver tanto en su web a tal efecto, como en su antiguo blog, he decidido recoger su obra como pintor. Cuando Fred se traslada a Nueva York desde Ohaio, se encuentra con un mundo aterrador y fascinante a la vez. Su fascinación se acentúa sobre todo con la interacción que encuentra entre pasado y presente. Tubos que salen de una acera sin propósito aparente, cables pintados innumerables veces… En el metro, durante sus largas horas de espera, Fred se entretiene tratando de averiguar de donde vienen todas esas estructuras que arrancan en 1900, son revestidas nuevamente en los años 50 y continúan evolucionando en un espectáculo dantesco que uno es incapaz de discernir de una realidad aparentemente normal. Toda esa acumulación de tuberías y cables que nunca fueron pensadas para decorar, son una fuente de inspiración continua en la obra de este artista. Una obra futurista y decadente que contrasta con el desenfado de su faceta como caricaturista. Fred Harper es novio de la, también artista, Molly Crabapple que inspira alguna de sus obras.