Jill Tracy es una cantante, compositora, pianista y artista perfomance con sede en San Francisco. De niña, Jill odiaba las clases de piano que su madre le obligaba a tomar, ella lo que quería era tocar la guitarra o la batería. Solo cuando se le permitió salir (porque su madre estaba harta de sus incesantes quejas) se enamoró del el. “Creo que la forma en que enseñan a los niños piano es horrible. Me parece muy congestionada. No les enseñan a expresarse a ellos mismo a través del piano de una forma moderna. Así que fué después de dejar las lecciones cuando volví de nuevo al instrumento y me di cuenta de lo hermoso que era y comencé a componer.”

Jill Tracy crea a través de su voz sensual y profunda, un submundo elegante a la vez que seductor y aterrador. Su música nos hace viajar a través de siniestros escenarios de cabaret mientras sus letras nos hablan de la naturaleza desesperada del amor, del suicidio, de la tortura, el veneno o de la dulzura de la venganza. Ella es una sirena del lado oscuro que combina el erotismo intelectual de Baudelaire con la decadente belleza de los dibujos de Laurie Lipton o las siniestras fotografías de Simon MarsdenJill Tracy canta con el tipo de intimidad de voz del que  va a cumplir tus sueños de ser torturado por una hermosa mujer.


“I Can’t Shake It” LIVE at the Regency Ballroom


Tracy afirma que algunas de mayores influencias en su niñez fueron compositores de cine como Bernard Herrmann y los cuentos de suspense clásico como las películas de  Alfred Hitchcock y Fritz Lang, las historias de Ray Bradbury y Rod Serling: “The Twilight Zone”. Aclamada por la crítica como una “Femme Fatale para el hombre que piensa”, Jill Tracy crea un mundo mágico y fascinante donde ella puede ser Nick Cave o Erik Satie, tanto David Bowie como Mata Hari. Jill tiene una pose, una fineza y una calidad enigmática sorprendente, que te captura sin que quieras escapar en ningún momento.

Quintessentially Unreal (1996) sería el primer trabajo de Tracy. En el, ella y su piano se enfrentan a una serie de canciones donde aparece por primera vez todo el mundo y las ideas de Jill. “Quintessentially Unreal era una frase que se mantiene viva en mi cabeza, la canción surgió de mi apego a la frase y lo que designa. El hecho es que no importa lo que percibimos o el ejercicio de la perfección, la quintaesencia de todo lo que aspiramos, la realidad nunca será tan buena como la fantasía. Nada volverá a ser. El ideal será siempre irreal. Me encanta esa canción, se ha convertido en un himno para mí, una canción dedicada a los soñadores. Una canción sobre no tener miedo de admitir que anhelas algo más. Renunciando de ti mismo por este hecho. Que lo que realmente quieres no puede existir”.

Diabolical Streak (1999), es su primer disco en estudio, y para el cuenta ya con The Malcontent Orchestra (1). La canción “Evil Night Together” obtuvo diferentes premios, entre ellos el SIBL un gran premio internacional a los compositores. El disco entraría también en el “Top 10 Neo-Cabaret albums de todos los tiempos” en la revista Shift. De este mismo álbum, la canción “The Fine Art of Poisoning”, se convertiría en un cortometraje de animación en el 2003, con la colaboración de Bay Area y el animador Bill Domonkos.


Film: “The Fine Art of Poisoning”

Into the Land of Phantoms (2002) es una particular revisión a través de la película Nosferatu, la primera película de vampiros realizada en cine mudo por FW Murnau en 1922,  y que durante 5 años Jill Tracy y la The Malcontent Orchestras llevaron a diferentes teatros y cines en el Norte de California el día de Halloween.

The Bittersweet Constrain (2008) es su más reciente trabajo. En el la esencia de esta mujer de glamurosa presencia continúa intacta. El álbum tiene un peso hacia el cine sonoro con la adición de instrumentos exóticos como el Sarod, Armonio, y el pocas veces visto Chapman Stick.  La grabación también incluye al maestro percusionista Randy Odell, el trompetista Ralph Carney (Tom Waits/B52 ‘s), el violonchelista Erica Mulkey (Rasputina / Unwoman), y el violinista Tony Cruz (Tarentel). Está producido por Alex Nahas (John Vanderslice / Zoë Keating /LaughingStock)

Jill Tracy ha colaborado en diversos films, tanto con su música como interpretando, así como en TV y diversas perfomances-espectáculos. Podéis seguirla en su MySpace o en su Canal You Tube.


The Fine Art of Poisoning:
es todo un elaborado plan
el arte de la intoxicación
la dosis para el estado comatoso

bien administrado
no para los débiles de corazón
la venganza debe desempeñar su papel
un amigo hasta el final
o eso dicen

agradable y lento
la desgracia fluirá

peligro en la guardería
parece un pastel contaminado
un bocado miedo espantoso
ella era un plato tan poco delicado

una reunión de salón agradable
oculto en un anillo de rubí
dos terrones o tres
siempre he adorado el té de bergamota
agradable y lento
la desgracia fluirá
Pero, ¿quién sabe?

(1) The Malcontent Orchestra: Randy Odell (drums/percussion/metals); Kenny Annis (contrabass/electric bass/sarod); Paul Mercer (violin); Alex Nahas (Chapman Stick, electric bass, FX); Daniel Fabricant (contrabass); Nathaniel Johnstone (electric bass/violin); Ralph Carney (horns); Tony Cross (violin, viola, harmonium); Daniel Baer (violin); Alexander Kort (violoncello, contrabass); Erica Mulkey (violoncello); Nadine Whitfield (bassoon); y excentricos artistas invitados.