©Vlada Mirkovic – The Fallen or Scream of the Butterfly

Nacido en Gornji Milanovac, Servia, en 1954, Vlada Mirkovic es un artista freelance educado entre Servia y Belgrado, cuyo trabajo se mueve en el arte figurativo con claras connotaciones de un moderno surrealismo. Su obra, llena de criaturas melancólicas que carecen de una expresión facial clara y realista, nos deja un sentimiento de lucha y una corrosiva sensación de sufrimiento que posiblemente el artista ha llegado a sufrir en su propia existencia, en gran parte debido a los conflictos que han asolado su entorno durante largas y dolorosas épocas.

©Vlada Mirkovic – The Gardener
©Vlada Mirkovic – Byzantine Blue
©Vlada Mirkovic – In Searh of Lost Time
©Vlada Mirkovic – Grand Master of the Light

«Las pinturas de Vlada Mirkovic representan una investigación especial en los límites de la experiencia humana en su compresión del mundo y la realidad en su totalidad. Las superficies de sus pinturas, que parecen estar tranquilas, apenas ocultan la intensidad de la lucha mental que participa en su creación. Mirkovic basa la estabilidad de su expresión artística en su confianza en ella. Su sello distintivo es la cáscara de caracol que aprece en todas sus pinturas en diferentes tamaños y relaciones.»

Miodrag Danilovic
©Vlada Mirkovic – Memoryes Made of Sand
©Vlada Mirkovic – Metaphysical Journey
©Vlada Mirkovic – Mysterium Magnum
©Vlada Mirkovic – Nynphomaniac Fantasia

«La concha de caracol, el símbolo de la génesis en el vocabulario de Mirkovic, está habitado por los habitantes habituales: las iglesias y los megalitos, torres y molinos de viento, jardines y laberintos, cajas piramidales en el medio de las cuales se encuentra un mecanismo de desbloqueo, misterioso. Las cerraduras pueden ser desbloqueadas en los laterales de las cajas y en sus cavidades ocultar los sueños y a los no nacidos.»

Miodrag Danilovic
©Vlada Mirkovic – The Forbidden Game
©Vlada Mirkovic – About Harmony
©Vlada Mirkovic – The Man who Lived His Dreams

«El simbolismo astrológico representa un aspecto especial del trabajo de Mirkovic. Su signo favorito es Libra, el símbolo de la armonía en el nombre del cual se resuelve la búsqueda de su arte. Incluso si sus viajeros con sus carros atascados en la arena no llegan a su destino, y sólo los alquimistas logran abolir el tiempo con descubrimientos repentinos, esa es la razón por la que siguen, a través de la ruta en espiral de la concha de caracol, para volver al núcleo que está en ellos mismos.»

Miodrag Danilovic– Historiador de arte