Sandra Sue nació en Middlesex, Inglaterra en 1960, aunque actualmente vive y trabaja en España. Su obra es llamada por ella misma Digitographies, y nos lo explica “decidí que la palabra “digitografía“ podía responder a mis necesidades. Etimológicamente vendría a ser “escritura digital”; yo dibujo, corto, pego, repito, escalo imágenes, tomo pinceles digitales y pinto con colores digitales, pero todo ello, en última instancia se hace mediante la traducción de mis intuiciones visuales al lenguaje de ceros y unos del ordenador, luego, de hecho estoy escribiendo digitalmente, no sólo en el sentido numérico sino en el otro: es un trabajo manual. Tiene mucho que ver con el dibujo, con la pintura, con la fotografía y con el collage, pero necesita un término propio. Esta palabra me gusta, no está demasiado usada y puede llegar a vestir este tipo de trabajo artístico sin sonar tan frío como “infografía” ni tan poco eficaz “fotografía digital”
(clic en imagen para ampliar)

Sandra trabaja la figura del hombre principalmente, sus fotografías nos ofrecen un dramatismo particular producto de la visión de una mujer cuyo hermano gemelo es varón. Imágenes impactantes que nos llenan de inquietud y desasosiego como su serie de rostros agónicos, desencajados, dolientes sometidos a toda serie de torturas y suplicios, sacadas de un escaner plano para acercarnos a una verdadera pesadilla.

La artista parece querer mostrarnos una realidad vergonzosa a la que tal vez nos hemos acabado acostumbrando, sin embargo la belleza parece emerger en la superficie monocroma de sus obras, consiguiendo transmutar lo repulsivo y lo feo en algo estético.