Scott Clark es un artista americano de 34 años que nos acerca a un psicodélico mundo futurista llenos de extraños seres que se mueven entre la luz y la oscuridad, unos seres casi grotescos que sin embargo encierran cierta belleza en si mismos. Scott Clark nos acerca a un futuro que sale de la propia fusión biológica de los elementos, es decir, quiere creer que otro mundo es posible una vez hayamos consumido este, y lo enfoca desde un punto de vista un tanto eléctrico, como una transformación natural de los elementos hacia una evolución que surge de su propia visión de futuro.