Terry Rodgers es un pintor figurativo nacido en New Jersey, USA, en 1947 conocido por sus lienzos de gran escala que retratan sobre todo la vida social burguesa americana. Fiestas privadas de jóvenes aburguesados donde la desnudez es una parte del conjunto tratada con sutil indiferencia o normalidad, o reuniones de gente acomodada con gesto sombrío, las pinturas de Terry Rodgers cobran vida con un hiper-realismo casi milimétrico en medio de un derroche de color y un sinfín de detalles tanto en objetos como en poses y expresiones.

Sobre su obra nos cuenta “Mis pinturas son grandes diseños complejos que intentan reflejar mi vision de los tiempos que hoy vivimos; cuán interesantes son y cuan difícil es para nosotros navegar sus infranqueables aguas. Existe un gran afloje y tira, candor y repulsion, ficción y realidad, conocido y desconocido.” “Vivimos en este vaivén de gestos delicados, deseos manejables, fantasias, complejidad económica e interdependencia, aislamiento y esperanza. Intento dar sentido a esta rica fábrica.”

Criado en Washington se graduó en Massachusetts en 1969 con la especialidad en Bellas Artes. Su fascinación por la pintura viene de su infancia, aunque para realizar sus obras Terry acostumbra a pedir a amigos y modelos profesionales que posen en sesión fotográfica para después pintar el lienzo. El sexo, el lujo y el snobismo son sus temas preferidos, pero su mirada es suficientemente crítica para que el público identifique en sus cuadros cierta ironía y desencanto hacia un mundo que se pierde entre los diferentes trazos de la misma obra. En su excelente portfolio encontraremos detalles de algunos de esos cuadros que ampliarán el conocimiento de sus intenciones.