Mari Yamagiwa es una pintora nacida en Kioto, Japón. Madre, músico, artista y a veces modelo con sus cinco piercings y sus tatoos. Ella disfruta con sus dos hijos, su lagarto, sus cactus y su novio. Mari tiene un estilo único y personal, con aspectos surrealistas y psicodélicos que reflejan experiencias personales de su vida y de la sociedad japonesa. Su trabajo tiene elementos eróticos e irónicos con aspecto travieso. Ella misma nos dice: “Mi obra consiste en la “otra cara”, en la parte sucia. Esa parte existe y yo acepto esa existencia. Reconozco el valor de toda la existencia. Cuando estás reprimido o limitado por algo que no puedes ver, o preocupado, puedes encontrar una respuesta a tu problema en mi arte.” El punk rock es otra de sus grandes influencias, las cuales se reflejan también en su trabajo.

Cuenta con una extensa web donde además de sus geniales pinturas descubrimos su alter ego, Angie, donde nos muestra una faceta más de su arte en este casó más centrado en la pintura de corte más clásico en cuanto a que no trata tanto la ilustración sino que trabaja más con el cuerpo real. Ha sido también diseñadora de moda de 1995 al 2002. También encontraremos en su web unas increíbles piezas de collage de las que os dejo dos ejemplos a final de página. Mari ha expuesto en numerosas galerías y es representada en Amsterdam por Art-Represent y en Nueva York por Monkdogz Urban Art Gallery.

Collage

Y esta última va dedicada a mi amiga Kafkiana 😉