Rodney Smith es uno de esos fotógrafos que engrosan mi lista de favoritos y que descubrí en el blog de Jordi, Pasa la vida. Rodney estudió fotografía en la ciudad de Yale, USA, teniendo como profesor nada menos que a un maestro como Walker Evans. En 1975 recibe una beca que le permite vivir en Jerusalen durante tres meses. De las fotografías sacadas durante esa época, mayoritariamente retratos, sacará uno de sus dos libros publicados, “The Land of Light”. Tras su publicación fue llamado a dar conferencias en distintas universidades; Mexico, Columbia, Madrid, Harvard y la Universidad de Goethe.

De acuerdo a su leyenda de personaje misterioso declina todas las invitaciones, cambiándolas por viajes en lentos trenes a través de la India, paseos en bicicleta por La Camarque y caminatas por las calles de París. Finalmente regresa a Yale para obtener el título en teología y convertirse en profesor adjunto, sacando tiempo para realizar fotografías a lo largo de las islas marinas de Carolina del Sur y el Delta del Missisipi, y para ver películas, pero estas solo si son anteriores a 1947.

Rodney Smith es reconocido mundialmente en el mundo de la fotografía, cuenta con 75 premios en su haber y su trabajo se basa principalmente en la fotografía surrealista en blanco y negro, aunque también aborda el color con la misma intensidad en la composición y los mismos fantásticos resultados llenos de creatividad y talento. Sus fotografías tienen un toque nostálgico que les hace parecer fotografías de época, pero estas están en su mayoría realizadas entre 1993 y 2001.

Rodney es un ser enigmático que prefiere abordar un trabajo o un proyecto desde una perspectiva vivencial, eludiendo el marketing y la prensa de forma sistemática. Para los amantes de la fotografía y previo registro, nos deja un stock de fotografías para usar de más de 3000 archivos. En 1993 publica su segundo libro, “The Hat Book”. Su trabajo se encuentra en galerías importantes por todo el mundo, en exóticas (y no tan exóticos) lugares.