Tony Kelly es un fotógrafo nacido en Dublín, Irlanda. Su carrera se inició en el Independent Newspaper Group, y pasó sus años de formación fotografiando lugares y personas que la mayoría no quiere ver, como la guerra civil en Rwanda y la guerra en Afganistán. Después de ocho años de cobertura con estos conflictos, Tony traslada su atención a la moda. Después de su aprendizaje en el mundo de la fotografía de noticias no tiene miedo a las emociones o a la carne.

Las fotografías de moda de Tony Kelly son dinámicas, sexuales, los límites y las relaciones son trasgredidos, hay mujeres hermosas, feas, emociones, éxtasis, colores feroces, negro siniestro y una total dedicación a la integridad del disparo. El nos cuenta historias con sus fotografías, historias que no te dejan indiferente, historias contadas al límite que captan la espontaneidad del momento y que convierten al espectador en un vouyeaur ávido de que continúe el show. Puede que a algunos les produzca cierto rechazo, pero esto no parece preocuparle demasiado.