Hu Ming© – “Long Live Chairman Mao!”

Hu Ming nació en Pekin en 1955. Sus antepasados pertenecen a la antigua Mongolia, se dice que fueron enviados a Liao Cheng Shan Dong, en la provincia de la dinastía Han. Desde ese día hay cerca de diez familias que continúan el apellido Hu. Sus padres eran médicos del ejercito, y querían que su hija fuese cirujana, pero ella solo quería pintar. Mientras estaba en secundaria, la Revolución Cultural China estaba en pleno apogeo. Su maestra sabía que a Hu Ming le gustaba dibujar, así que la dejo dibujar el retrato de Mao. El temor de su madre a que los retratos no fuesen lo suficientemente buenos y que pudiesen acabar en la cárcel, hizo que potenciase el aprendizaje de su hija por el dibujo y la pintura.

Hu Ming© – “In those Days of Following Lei Feng I”

Hu Ming© – Soldier with Flag of the Republic I”

Así, la Revolución Cultural China fueron para Hu Ming unos días tediosos dibujando a Mao y leyendo el famoso libro rojo que la aburria enormemente, hasta que a la edad de 15 años le pidio a sus padres que la dejasen entrar en el ejercito, cosa que estos al estar dentro no tuvieron dificultad de hacer. Así en 1970 se convirtió en soldado destinada al hospital militar “254” en Tian Jim junto a 5000 personas.

Hu Ming© – “After Work”

Hu Ming© – Today, I took a rest”

En el hospital militar realizaba diferentes servicios. Se encargaba de la megafonía, hacía de bibliotecaria y de solitaria proyeccionista, llevando ocho películas a siete lugares diferentes y siendo a menudo la única mujer. Sus despistes también le ocasionaron más de un problema. Una noche, en lugar de dar el toque de diana a las cinco de la mañana dio el llamado a las armas a las tres de la mañana. Todo el mundo excepto ella se reunió en el patio esperando lo peor. Cuando el comandante fue a ver que pasaba se la encontró dormida en la oficina.

Hu Ming© – “Green nets Little Red Book”

Hu Ming© – “We Sing Along East-Red”

Le encantaba dormir, y en esa época en que era obligatoria la lectura del Libro Rojo todas las mañanas de 7:30 a 8:30, Ming se hizo célebre entre sus colegas por quedarse dormida nada más abrir el libro. Su comandante, un hombre amable y paternalista le reprendía, a lo que ella contestaba: “Señor yo no lo puedo evitar, cada vez que abro este libro me duermo, es tan aburrido, si se tratara de un libro de cuentos entonces yo no tendría ningún problema”. Decir la verdad en esa época podía significar la cárcel, por suerte su comandante simplemente le aconsejó que se frotase con bálsamo de tigre en las sienes para mantenerse despierta. El sueño era el refugio de Ming para poder soñar y usar su imaginación.

Hu Ming© – “Wake up Call”

Hu Ming© – Enemy Invassion Alarm”

Hu Ming© – My Day Off II”

Su tiempo de bibliotecaria fue una bendición para Ming. Fueron prohibidos la mayoría de los libros y se quemaban. Por alguna extraña razón una de las tres cargas que llegaron al hospital en camión para ser quemados se salvó, y Ming fue la encargada de clasificarlos en pilas de un metro sobre el suelo. Ella leía todo lo que caía en sus manos. También se salvó varios registros de música clásica. Ming se arriesgaba enormemente camuflando libros y música para compartirlo con sus amigas. Un día encontró un volumen con ilustraciones de Miguel Ángel. Era un estudio de anatomía con figuras de hombres desnudos. A sus 16 años aquello la fascinó y, a pesar del riesgo (un libro así era considerado pornográfico), se lo llevó a su habitación y se dedicó a copiar los dibujos hasta alcanzar una buena práctica en la representación de la figura humana.

Hu Ming© – “Lost In The Red”

Hu Ming© – “Stand Up”

Escondía el libro bajo la almohada, junto a su ropa interior, pero un día descubrió con horror que tanto el libro como sus prendas íntimas habían desaparecido. Se enteró de que algunos hombres se dedicaban a robar la ropa interior femenina, pero ese no era su mayor preocupación. Un día el comandante le llamó a su despacho. El libro estaba sobre su mesa y le dijo: “En este libro hay imágenes de hombres sin ropa, ¡desnudos! y tú te has dedicado a copiarlas ¿Cómo pueden gustarte estas cosas?”. Ming estaba tan aterrorizada que rompió a llorar y empezó a creer que realmente tenía un problema mental. Suplicó que no se lo dijera a sus padres. El comandante no informó del incidente, pero ella nunca más vio el libro ni su ropa interior

Hu Ming© – “Patrol”

Hu Ming© – “Thai Masage II”

En 1976 su comandante la envió a formarse como enfermera durante tres meses. En ese tiempo Ming ganó un premio por su trabajo como cuentacuentos con su narraciones animadas con diapositivas pintadas a mano. Su formación como enfermera fue dura y pronto descubrió que la visión de la sangre no era para ella: se desmayó tres veces durante un parto por cesárea. Sin embargo encontró que podía permanecer en la morgue sin mucha dificultad, para sorpresa de los demás enfermeros, que detestaban los cadáveres y con frecuencia le pedían a ella que los acompañara. Hu Ming aprovechó este tiempo para estudiar la anatomía de los muertos, aprendió cómo los músculos envuelven todo el hueso y que el formal dehído vuelve a los hombres de color rojo y a las mujeres, verdes. Su formación también incluía la correcta aplicación de las agujas hipodérmicas. Y para aprender esta técnica practicó consigo misma con una solución salina.

Hu Ming© – “Painting Slogans”

Hu Ming© – “Nurses”

Después de completar su formación fue enviada a un hospital para administrar inyecciones a los soldados. Fue destinada a la sección masculina, donde decenas de hombres hacían fila para recibir su medicación. Ella comprobó que los jóvenes soldados eran tímidos, lo que dificultaba la aplicación de inyecciones en el trasero. Pero algunos hombres no eran tan tímidos y se bajaban los pantalones, lo que permitió a Ming captar esa parte de la anatomía masculina. Ming siguió este trabajo durante un año y esto podría ser una razón de la prevalencia de traseros en su pintura. Durante unos años compaginó la vida militar, en la que llegaría al grado de Mayor, con sus estudios de arte en la Universidad.

Hu Ming© – “He is our Savior”

Hu Ming© – “Genetically Modlfled Food…”

Hu Ming también tubo un papel destacado en el cine, un cine completamente entregado al partido pero que le sirvió de aprendizaje durante cinco años y que le llevaría a adquirir grandes conocimientos en esta materia. Cuando China abrió sus puertas al mundo, Ming aprovechó la oportunidad que se le daba para estudiar inglés en Nueva Zelanda y dejar el ejercito rojo después de 20 años. En 1993 montaría su propio estudio en Auckland, y es entonces cuando utilizará por primera vez el óleo, cuyos colores y texturas le fascinarán convirtiéndose en su material principal. En 1999 llegaría a Australia donde se establecerá definitivamente hasta nuestros días.

Hu Ming© – “Genetically Modified Food”

Hu Ming© – Genetically Modified Food.”

Hu Ming© – Enemy Coming And…”

La obra de Hu Ming expresan un culto a la forma femenina. Sus pinturas tienen una gran carga sensual y erótica, representan tanto la fuerza física como la belleza femenina. Sus mujeres están cómodas con la sensualidad de sus cuerpos, ya sea representando jóvenes trabajadoras campesinas o soldados.

Hu Ming© – “Camouflage”

Hu Ming© – To Stich a Quilt”