Marcos Rey nace en 1978 en Villagarcia de Arosa (la pequeña venecia), Pontevedra, donde todavía reside. Ya desde muy pequeño empieza a interesarse por el dibujo. algo que empezó siendo un juego, iría evolucionando con el paso de los años, para de una forma autodidacta, convertirse en lo que es ahora. Y lo que es ahora es un magnífico artista de trazo dulce, sensual y eróticamente hermoso que convierte su lápiz en una pequeña varita mágica con la que nos deja verdaderas obras de Arte. En la piel de papel Marcos nos deleita con algunas de sus mejores obras, trabajos de gran belleza comparable (aunque sin ánimos de comparar) a grandes como Milo Manara o Esteban Maroto. Un artista muy a tener en cuenta y a seguir muy atentamente. Poco más puedo decir excepto subscribir cada una de sus palabras llenas de calidad y contenido. Marcos Rey nos deja su obra también en deviantArt y algo más de él y sus gustos en su otro blog La otra piel

La base del Arte en la gran mayoría de las obras de arte, el lápiz permanece oculto tras varias capas de pintura, condenándolo así a una prisión de oscuridad. en esta obra, de lo que se trata, es de situar el lápiz en un papel protagonista, dándole la justa importancia que merece. y no podría tener mejor manera de reivindicación, que la de ofrecer su inerte vida para dar forma a la mujer . . .

La búsqueda de la perfección mi primer objetivo cuando me siento frente al papel en blanco es tratar de conseguir que cada dibujo sea lo más realista posible, por eso cada detalle cobra una mayor importancia. no dejo nada al azar, cada línea, cada sombra, cada trazo, están perfectamente calculados. suelo utilizar fondos blancos porque pueden dar sensaciones muy enfrentadas, pero ambiguas a la vez, pasar de una amplitud efímera, a una agobiante claustrofobia enmarcada en los límites del papel. quizá sea por eso, por lo que “mis chicas”de vez en cuando me piden un toque de color en su piel . . .

Sentimientos monocromáticos el color, aunque la mayor parte de las veces lo utilizo para expresar sentimientos, (siempre sentimientos puros, sentimientos monocromáticos) , también me sirve como fuerte pilar, para sustentar el equilibrio de la composición del dibujo . . . . .

La textura de la piel el papel conlleva un gran peso, como desnudo soporte que será vestido por el grafito es crucial saber escoger su textura que abarca desde la llana suavidad hasta el más rugoso relieve, otorgando a cada dibujo una personalidad propia . . .

Gracias a nuestro amigo Gollus por darnos a conocer con su gran blog Recogedor a este gran artista.