Victor Curtis nace en 1968 en la ciudad de Atlanta, USA. Su pasión por la fotografía vienen como herencia directa de su abuelo y su padre, ambos fotógrafos antes de que Victor naciera. Este creció admirando como trabajaban, mirando entusiasmado hasta que su padre le construyó su primer cuarto oscuro con aparatos que su abuelo había utilizado en el pasado. Fue su progenitor quien le enseñó los conocimientos de las técnicas del laboratorio. A lo largo de los años las imágenes en blanco y negro se convirtieron en su pasión. El hecho de que, como fotógrafo, pudiera capturar la luz en salas de plata, manipulándola con la química y produciendo una imagen que permitiera a los demás ver a través de sus ojos, nunca ha dejado de asombrarle.

Tras graduarse en el Art Institute de Atlanta en 1989, Victor Curtis se ha dedicado exclusivamente a la fotografía, desde la creación de la imagen hasta el proceso de revelado y de impresión de cada una de las copias. La tonalidad que adquieren sus instantáneas también se han generado de forma totalmente artesanal. Este trabajo es un todo, una creación que, desde el principio hasta el fina, ha sido concebida por el propio autor. La elección en el uso de una cámara cuyo elemento característico es el formato 6×6 también ha sido meticulosamente pensada.

El formato cuadrado connota tranquilidad, calma. Los personajes de Curtis se encuentran en una especie de caja observándole, instigándole con la mirada. Y ellos son el centro, lo que realmente importa en las imágenes.  Sin apenas profundidad de campo, gracias a la utilización de una lente de 150mm, los personajes emergen entre la oscura y dramática atmósfera que Curtis crea en el estudio. Fetich Erótica capta las personas desnudas y en ocasiones atadas y amordazadas. A peesar de todo los modelos conservan toda su belleza y su gracia y en ningún momento los personajes se muestran en un estado de degradación.